logo


Home
Educación holista PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Juan de Dios Palazuelos C   

El ser humano es idea convertida en razón, luego acción convertida en sinrazón.
El hombre es constructor de su propia cultura. Cultura tejida a partir de parcelas; porque en su propia historia, hecha cultura, el hombre ha fragmentado los conocimientos, las tradiciones, la ciencia, las humanidades, las artes, los hechos históricos y los acontecimientos de la vida cotidiana. En sí, ha mutilado la realidad al fijar demarcaciones en cada situación vivida, estableciendo fronteras en el pensar y actuar; y en sus explicaciones, ha dividido la naturaleza de la cultura; y en su devenir, como sistema de vida, ha creado un condicionamiento cultural basado en posiciones de fragmentos.

Bajo la premisa de separar entes, cosas y eventos, tenemos a un hombre que piensa y actúa sobre la base de compartimientos-estancos. La concepción feudalizadora en el hombre, le impide que pueda entenderse como una unidad bio-psico-socio-antropológica. Le impide comprender que el mundo es una totalidad dinámica y explicarse que “el todo está en la parte que está en el todo” (Morín). Luego entonces, en lugar de integrar e interconectar los asuntos de la vida, se vive el síndrome de la separación, de la desunión, fragmentando y reduciendo la vida en visiones micro al observar los problemas con mirada tubular. Se carece de una mirada periscópica que permita observar la vida en diversas dimensiones. “La naturaleza es una unidad maravillosa, no se divide en física, química, mecánica cuántica” (Albert Szent- Gyorgyi).

En la visión de desunir y de no unir, el hombre construye su hábitat cultural fincado en el paradigma de la dualidad-separación. Este paradigma sustenta un espíritu de mecanización y de práctica utilitaria de las cosas, fenómenos y relaciones interpersonales. En la base de sustentación de este paradigma está ausente la asociación, la relación, la interconexión de las propias cosas, fenómenos y relaciones interpersonales.

El esquema de vida del hombre fincado en la dualidad-separación, cultiva una educación atomizada que disgrega conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes; en esa disgregación, cada conocimiento, cada habilidad, cada destreza y cada actitud se comprende como un asunto para la acción totalitaria, más no para la reflexión; se comprende como un asunto para excluir lo diverso y no para incluir lo diferente; se comprende como un asunto para medir resultados y no para entender los procesos de conectividad o concatenación que existen en la interdependencia naturaleza-hombre-sociedad…


… Cada vez que se cultiva la visión de la separación, se fracturan los procesos integrales de la vida, se desarrollan los mecanismos utilitarios de la inconexión y se amplían los horizontes de la supina ignorancia; en esa forma de vivir, se expresa el diluvio de la incomprensión inconmensurable de lo que falta por aprender integralmente en saberes, en nosotros como hombres y en la vida misma.


Si cada día se abonan los episodios de la fisión, de la separación, de la fragmentación y así se ritualiza la vida, entonces vale preguntarnos ¿Por qué y para qué educamos?, ¿qué clase de hombres se “forma” en la cultura de parcelas?, ¿cuáles son los efectos culturales que esto produce? En este sentido vale replantear la orientación de la educación, porque los sistemas y formas educativas imperantes propenden a dividir al hombre consigo mismo y éste con su medio natural y social; Y así tenemos, que la organización escolar, por donde transita buena parte de la educación actual, se estructura basándose en segmentos o partes, porque en ella predomina el paradigma newtoniano cartesiano: que en idea de Ramón Gallegos “se caracteriza por una separación entre la persona y su entorno, por una división interna de la persona misma, de todo ello surgió una visión materialista del universo. A partir de una percepción materialista fragmentada, dualista, reduccionista e intelectual se levantan los problemas que actualmente vivimos y que han llevado a que el problema hoy en día sea la supervivencia del hombre por el grave deterioro del planeta. La crisis de la humanidad es una crisis de visión del mundo, es una crisis de significado”.


Gallegos sigue indicando que “el principio fundamental del paradigma científico mecanicista es el supuesto de separatividad de las cosas que considera que el universo está constituido de un número infinito de entes, cosas y eventos separados, que cada uno tiene su propia existencia e identidad y que la relación entre las cosas es accidental, el ser humano es un ego aislado en un universo fragmentado”.


Así, este paradigma que data de 300 años ha orientado a la educación. Una educación que hoy día cuestiona su razón de ser, cuestiona sus consecuencias y cuestiona su destino. Es una educación que ha dejado de cumplir con su primigenia tarea que es la de formar hombres libres: hombres plenos... Que se eduquen para formar y que se formen para educar…

… El principio fundamental de la educación holista, dice Gallegos, “es el supuesto de totalidad, que percibe que en el universo todo está conectado con todo lo demás, es una red viva de relaciones constituida por totalidades/parte, todo está interconectado formando sistemas y subsistemas, el ser humano es uno con el universo, su conciencia es la conciencia del universo. El mundo natural es visto desde el nuevo paradigma como un mundo vivo que se autorganiza como un organismo, más que como una máquina”…

… La educación holista no es la panacea, pero sí es una propuesta que contiene una concepción y una acción estratégica para pensar y actuar diferente en los diversos y heterogéneos escenarios de la vida. La educación holista es orientación y organización para trascender de la disciplina a la transdisciplina, de la simplicidad a la complejidad, de la fragmentación a la totalidad, de la separación a la integración, de la comparación a la indagación, de la dependencia a la interdependencia, del aburrimiento al asombro, de la individualidad a la colectividad, de la competitividad a la cooperación.


La educación holista no es un planteamiento con mentalidad de borrador; esto es, negar la historia de la educación. Al contrario, su razón de ser se justifica a partir de incluirse en la diacronía histórica de los aportes pedagógicos más relevantes y significativos que se han hecho y que orientan hacia el auténtico desarrollo armónico en el educando, concibiéndolo como un ser integral: corporal, afectivo, cognitivo, social, estético y espiritual.

Aquí lo que se busca es hacer más dignamente humano al hombre. Sin embargo, los cambios de actualidad que se anticipan al presente, están provocando procesos desregulatorios en nuestras propias estructuras educativas. Se evidencia que por más que se le apoye y se le incorpore más cosas a las mismas estructuras -en sí mismas-, la educación no va a desplegar su potencial. Se necesita una propuesta emergente (aun con todo el ruido que nos pueda causar). Una propuesta que sea incluyente; que sea capaz de sugerir una visión y operación integrativa; que sea capaz de explicar las nocivas consecuencias que provoca el hecho de cultivar la fragmentación en los procesos educativos; que sea capaz de señalar que
más allá de cada estructura (sea curricular, administrativa, normativa, física, sindical, directiva y de padres de familia), está una visión más profunda que no suma partes, sino que une e integra a todas y cada una de las estructuras y componentes del acto educativo en la obligada tarea de regular la desregulación que la educación presenta; esa visión, es la Educación Holista.


En sí, la educación holista se sustenta en los planteamientos de la nueva ciencia o la llamada ciencia de frontera expresada en el modelo holográfico del cerebro de Karl H. Pribram, la teoría del caos de Ilya Prigogine, la resonancia mórfica de Rupert Sheldrake, la hipótesis gaia de James Lovelok, el orden implicado de David Bohm, la economía ecológica de Hazel Henderson, la medicina holista de Lorry Dossey, el pensamiento complejo de Edgar Morín, la biología del conocimiento de Humberto Maturana, la psicología transpersonal de Ken Wilbert, la psicoespiritualidad de Krisnamurti…

… Por otro lado, seguir siendo las mismas instituciones educativas, con sus mismas estructuras, prácticas, normas y actitudes. Hacer más de lo mismo, sofisticando más las cosas para reforzar y endurecer los esquemas escolares, nos conduce -creo- a rigidizar y ritualizar las instituciones educativas; y quien asume esa actitud, pervive bajo el síndrome pernicioso del conservadurismo; y en el mejor de los casos, dijera Morín “se encierra en el contemporaneismo, es decir, en la creencia de que lo que suceda ahora va a continuar indefinidamente”. Por eso, vale decir que lo importante no es ver lo que sucede, sino hacer que sucedan cosas diferentes en nuestras instituciones educativas. No se trata de que discurramos en el mismo formato educativo que tenemos, sino de hacer despertar la educación. “No podemos esperar que hasta que el mundo cambie, ha dicho la filósofa Beatriz Bruteau, que vengan nuevos tiempos que nos hagan cambiar a nosotros, ni esperar que llegue la revolución y nos arrastre en su nueva carrera. El futuro somos nosotros mismos. Nosotros somos la revolución”.

En todo este cuestionamiento de búsqueda, puedo afirmar que la educación holista es parteaguas de nuevos horizontes educativos, posicionamiento para renovar el pensamiento y orientación que nutre nuestra visión de Educación para la Vida y la Paz. Pensando que la educación debe estar dirigida para prepararnos hacia lo nuevo, hacia lo ignorado, hacia lo desconocido, hacia lo extraño. Hay que educar para descubrir, no para ignorar; para asombrarse, no para aburrirse; para innovar, no para repetir; para incluir, no para excluir; para crear, no para destruir. En síntesis, educarnos para ser más dignamente humanos en correspondencia con el respeto que le debemos merecer a nuestro común hogar: el Planeta Tierra.

Palazuelos Cabanillas, Juan de Dios (2000). Enlace Educación la la Vida y para la Paz. SEP, México

www.valores-mexico.org

 

 

Comentarios 

 
+1 #1 30-09-2010 11:00
Padrisimo este articulo de la eucacion holistica nos ayuda a tener una vision mas amplia de donde estamos pisndo y lo que tenemos por construir.Felicidades !!!
Citar